La importancia del juego en el nino

Jugar, es sinónimo de compartir. Es la actividad más importante de los niños. Es el termómetro que mide su salud. Un niño que juega está sano física, mental y emocionalmente. Cuando los niños interactúan, comparten y  juegan con otros niños, están realizando procesos de socialización fundamentales para el resto de su vida.  Ya que para iniciar un juego, tendrán que realizar encuentros y negociaciones entre todos, tomar decisiones en conjunto de temas como a qué van a jugar, cómo jugar, cuáles son las normas del juego. En este momento de interacción y toma de decisiones se requiere que  intervengan  procesos atencionales, de negociación, y de aceptación de normas y reglas previamente pautadas y aceptadas por el grupo convirtiéndose en experiencias valiosas para su futuro.

Otra aspecto importante es compartir los juguetes y elementos del diario vivir, especialmente cuando los niños tienen hermanos, ya que pueden aprender a primera edad el placer de estar juntos  y a no pelearse.  Los padres pueden facilitar ese aprendizaje explicando que tienen que compartir el juguete, no se pueden pelear y deben arreglar las diferencias ellos solos. Los adultos intervendrán en caso de irrespeto, valorando la situación y de ser necesario estableciendo las consecuencias. En niños pequeños es suficiente decirles que van a estar cinco minutos sin el juguete por el que empezó la discordia y para los mayores se sugiere que suspendan la actividad para hacer un auto-análisis en el que sea tenido en cuenta el punto de vista de los demás.